lunes, 9 de junio de 2014

EL GENIO DE LA CREATIVIDAD



Les he hablado acerca de El club de las escritoras de la pluma azul, un espacio en el que diversas autoras reflexionamos acerca de muchos aspectos relacionados con la escritura. Pueden encontrar entradas respecto al proceso de publicación, el papel que juegan las editoriales en la actualidad, el proceso creativo... en fin, una serie de temas interesantes. Hace unas semanas, me tocó el turno de preparar una entrada, y se me ocurrió que podría tratar acerca de algo que con frecuencia menciono por aquí, la creatividad al escribir y cuán profundo puede ser este proceso para el autor. Ahora quiero compartir ese texto con ustedes por aquí, en gran medida porque fue inspirado por una charla fascinante dada en TED por la autora Elizabeth Gilbert que en su momento me encantó y que creo cuenta con una lucidez maravillosa. 

Elizabeth Gilbert es una autora estadounidense que ha escrito novelas, ensayos, cuentos, entre otros; sin embargo, el libro que la catapultó a la fama, y que si no han leído, sin duda han oído hablar de él, o visto la adaptación cinematográfica, es Come, reza, ama, ese súper Best Seller que aún hoy está tan bien considerado. Bien, Elizabeth dio una charla TED en agosto del 2012 en la que explora el proceso creativo y comparte una serie de preguntas que como autora se ha hecho muchas veces, en especial luego del éxito de su novela.

Voy a dejarles el video subtitulado de la charla para que lo vean si así lo desean, se los recomiendo mucho; son apenas veinte minutos que se pasan volando y es una delicia escucharla, pero antes de eso quiero compartir algunas de las cosas que  he absorbido y procesado de él y que espero les impacten tanto como a mí.



Elizabeth empieza esta charla presentándose como escritora y reconociendo que esta actividad es el gran amor de su vida, así como el hecho de que el tremendo éxito que tuvo su novela Come, reza, ama, causó un gran impacto en su vida, ya que se vio de pronto en un momento crítico que habrán experimentado todos aquellos creadores que de pronto conocen un éxito en parte inesperado. En este punto es imposible no preguntarse: "¿Y ahora qué?" ¿Cómo enfrentar el proceso creativo con bríos si todo el mundo te dice que  posiblemente no puedas escribir algo mejor que lo ya conocido? ¿Da miedo? O si aún no has conocido el éxito propiamente dicho, ¿acaso todos los que decidimos escribir no nos enfrentamos al temor de dar ese paso tan decisivo en nuestras vidas? Nunca he estado en el lugar de Elizabeth, no tengo ni idea de si ocurra alguna vez, pero tengo algo claro, y es que el miedo es bueno. El miedo te mantiene vivo, despierto, y de alguna forma te recuerda que no estás por encima de nada ni nadie; te hace más humano que nunca.

Y es respecto a la humanidad del escritor que Elizabeth explora un tema  muy interesante y que da título a su charla, porque se refiere con frecuencia a ese "genio de la creatividad". En la antigüedad, se consideraba que el proceso creativo no pertenecía tan solo al ser humano; el pintor, escritor, compositor, etc, dependía de demonios, como se les llamaba en Grecia, o genios, lo que prefiero, como les llamaban los romanos. Estos entes, por llamarles de alguna forma, influían en el creador de tal forma que el proceso podía considerarse  un trabajo compartido, y la idea es brillante. Y es una verdadera lástima que con el pasar de los siglos se haya perdido esta noción, porque como menciona Elizabeth en su charla, de un tiempo a esta parte el escritor adopta una actitud de ente omnisciente que lo convierte en esclavo de su genio, ese que en realidad debería ser un compañero al cual apelar cuando lo necesitamos, acogerlo a fin de ir de la mano durante el proceso de creación.



Ojo, no digo que un escritor deba quedarse cruzado de brazos frente al computador esperando que un duende, elfo o cualquier otra criatura sobrenatural se presente ante nosotros y nos haga el trabajo mientras tomamos una siesta; nada de eso. Soy una ferviente creyente de las palabras de Stephen King respecto a que el proceso de escritura es un trabajo arduo que requiere disciplina y buenos nervios. Sin embargo, la idea de quitarle solemnidad a una actividad que requiere tanto de nosotros; nuestra mente, corazón, sin contar la gran carga emocional que implica, en verdad tranquiliza y nos confiere cierta libertad para escribir sin esa excesiva presión que a la larga puede lastimarnos tanto como a nuestra obra.

Al final, la escritura es un trabajo de por vida, no existe una edad de jubilación; es algo que forma parte de nosotros y lo hará hasta el último aliento, así que el poder vivir esta experiencia con alegría, desenfado, amor, y sobre todo, compromiso, es realmente una oportunidad que todos debemos estar dispuestos a aceptar y celebrar sin permitir que jamás se convierta en una carga.

Bueno, dejo de hablar, o escribir, y comparto el video. En serio, si pueden verlo en algún momento, no dejen de hacerlo, estoy segura de que lo amarán. Siéntanse libres de callar la música o llevarse el enlace y darle una mirada cuando lo prefieran, pero no se lo pierdan, es fantástico.


19 comentarios:

Anyi dijo...

Me encantó esa entrada que hicieron! <3

un besooo

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Soy muy obediente y me llevo el enlace para verlo detenidamente (estoy intentando hacer una puesta a punto de reseñas atrasadas de blogs ahora mismo) peor he le´dio tu entrada y me ha gustado muchísimo, yo también creo que el miedo nos mantiene vivos y en el trabajo arduo que los escritores lleváis a cuestas, sino fuese por eso, eso que llaman inspiración no valdría nada y de paso me recuerdas que no leí el libro de King sobre la escritura.
Besos

Leyna dijo...

Me ha gustado la entrada, es muy interesante :)

Besoooooooos ^^

Mientras Leo dijo...

Me ha parecido un vídeo interesantísimo. Con tu permiso me llevo el link de tu entrada
Besos

Ana Blasfuemia dijo...

Qué interesante reflexión, Aglaia. Para mi el miedo es necesario, es instinto de supervivencia, es motor o al menos debe de serlo. A veces el miedo nos agarrota, pero si lo sabemos usar es una herramienta muy positiva y necesaria.

Leo mucho sobre escritores, hay tantas cosas detrás del proceso creador, desde ese miedo que mencionas, a un trabajo metódico, a facilidad asombrasa por parte de algunos escritores... Creo que no hay nada como una menta abierta y receptiva, una mirada múltiple, para que el proceso creador sea más fácil.

Gracias por esta entrada. Besos

J.P. Alexander dijo...

Me encanto está entrada, aveces cuando escribimos o ami me pasa me pongo plazos y aveces uno acaba mal su novela por la prisa de terminarla. Muy buena entrada te mando un abrazo

Carmen de la Mata dijo...

Buenísima entreda, acabo de encontrar tu blog y me gusta un monto así que me quedo por aquí
Yo tengo un blog desde hace poco y me haría mucha ilusión que te pasases, aquí te lo dejo, un beso

http://prettylittle-readers.blogspot.com.es/

Carmen de la Mata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La biblioteca de Seshat dijo...

Interesante articulo!

Un saludo,

Ilwën

Lourdes dijo...

¡Hola Claudia! Muchas gracias por compartir algo tan bello. Un beso enorme cariño. ¡Muy bueno el video!

Candy dijo...

Me ha gustado mucho lo que comentas, es verdad que el escribir no tiene edad, esta dentro de nosotros en todo momento.
El vídeo, ahora mismo no puedo verlo, pero volveré.
Besos.

Marsar dijo...

¡Hola! Muy interesante esta reflexión que haces.

Desde luego que el miedo es necesario. Nos mantiene vivos, y nos da una excusa perfecta para querer superarlo.

Y creo que la escritura consiste precisamente en eso: consiste en reflejar los miedos, en querer superarlos, en plasmar cosas que quizá uno no se atrevería a decir ni a su más íntimo confidente...

Consiste en reunir el valor suficiente como para desnudarse con las palabras, en saber enfrentarse a la página en blanco, en aceptar el ocasional vacío...

Bueno, no desvarío más; como he dicho, muy interesante la entrada. El vídeo no lo puedo ver ahora, pero me llevo el enlace bien guardadito :-D.

Babel dijo...

Ah, yo siempre he creído en las musas que habitan nuestra mente como inquilinos díscolos ;o)
Pero no estoy de acuerdo con la idea del miedo como elemento vital. Yo lo extirpaba de cuajo y sería feliz, feliz.
Besotes admiradores de tu pluma, como siempre.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Es cierto; el escribir no tiene edad ni tiempo para terminar lo que queremos reflejar en nuestra obra.
Maravilloso Video que impregna nuestras ganas de saber y avanzar en este "mundillo" tan Mágico.
Abrazos y Besines.

Lesincele dijo...

El libro de king me encantó, para mi es toda una inspiración...y como bien dices la escritura no tiene edad. Cuando llegue a casa veo el video en condiciones.
Un beso!

ni brujas ni princesas dijo...

Escribir también transmitiendo nuestros miedos es imprescindible, los sentimientos deben reflejarse, me han gustado tus conclusiones, besos,ana

Tamara VN dijo...

La verdad es que no conocía esa comunidad pero esta bien que pueda participar todo el mundo, bonita entrada. Un besazo.

EldanY dalmaden dijo...

Muy bueno Claudia.
Está muy bien.
Saludos.

My favorites things dijo...

Hola Clau. Interesante entrada!!! La verdad que cuando leo o en este caso también veo ;) lo que conlleva el ser escritor pues más los admiro y más aprecio sus obras...
Gracias por a los lectores hacernos partícipes también de lo que les pasa, sienten y demás a los escritores =)
Besitos >.<