martes, 12 de marzo de 2019

BON VIVANT: ELIZABETH BOWMAN




Michael Maellark es un dandi que se dedica a despilfarrar el dinero y a entregarse a la morfina, al alcohol, y como no, al sexo. Su vida es un desconcierto de estrepitosas situaciones, donde lucha por mantenerse en pie y seguir avanzando como un autómata. Antes hubiera intentado enmendar el caos que provoca, pero ahora ya no le importa. Siempre fue un consentido, pero desde que Cassandra lo dejó, cayó en el abismo.

Céline Montfadal es una dama francesa, joven y muy acaudalada que se ha instalado en Londres durante algunos meses después de enviudar. Lo que nadie sabe es que se vio obligada a casarse con un hombre sesenta años mayor que ella, alcohólico y violento que la torturó. Céline había perdido la esperanza en la vida, pero entonces su esposo falleció, y ahora está decidida a ser libre y feliz.

Tanto Michael como Céline intentan seguir adelante. El uno, porque está dispuesto a conseguir una conquista más, como si no tuviera suficientes problemas… y la otra, porque no está dispuesta a perder el tiempo con galanes de medio pelo, no piensa renunciar a su libertad. Pero entonces, ¿por qué el destino se empeña en que sus caminos se crucen?



Ya he dedicado alguna vez este espacio a comentar los libros de Elizabeth Bowman, una autora que me gusta mucho y a quien, además, considero una buena amiga. Esta amistad ha nacido, precisamente, del hecho de compartir gustos similares en diversas cosas, una de ellas el amor por la literatura y creo que ese cariño se siente en cada uno de los libros que ella publica.

En este caso, con Bon Vivant, se repite una vez más esta extraordinaria habilidad que tiene para sumergir al lector en otra época y narrar una historia de amor con una sensibilidad tan marcada que resulta imposible no sentir una fuerte empatía por los personajes. Y son precisamente los personajes en esta ocasión a quienes considero lo más acertado de esta novela; ambos son muy distintos entre sí y cargan con una historia personal de lo más interesante. Él, Michael, es quizá el más complejo de entre los dos ya que es, como para hacer honor al título de la novela, un calavera en toda regla. Un calavera de sus tiempos, claro, entregado al desenfreno y a abusar de sus privilegios con la excusa de mantener a raya a sus muchos demonios. Después de todo, se considera solo en el mundo, ha tenido una vida que si bien fácil a nivel material no resultó tan afortunada en lo que se refiere a los afectos, y cree que puede hacer y decir lo que quiera sin que le importen las consecuencias de sus actos o a quiénes lastime con ellos. A decir verdad, al principio Michael me resultó de lo más odioso, no tiene sentido negarlo, pero el personaje evoluciona según avanza la trama y fue eso lo que terminó por conseguir que le perdonara y en cierta forma llegara a sentir cariño por él. Es, en el fondo, un personaje muy desvalido y frágil con un montón de inseguridades que, considero, incluso para el final de la historia continúa aún desarrollando en gran medida su verdadera personalidad. 



Céline, por otra parte, es una protagonista algo más al uso, tan agradable y con tantos pesares a cuestas que es imposible no tomarle cariño desde un inicio. Viuda, deja el país en que conoció un matrimonio desafortunado para encontrar la libertad que en aquellos tiempos nos estaba tan negada a las mujeres. Ahora, sola y con dinero, jura que no pondrá los ojos sobre otro hombre porque ya lo pasó bastante mal con el que le tocó en suerte. Pero sí, conoce a Michael, y se siente tan intrigada por él, por esa mala reputación que arrastra y lo que atisba más allá de lo que este muestra, que termina involucrada con él y va desenvolviendo todas esas capas que él se ha preocupado tanto por crear para mantenerse a salvo de exponer sus sentimientos.

Como mencionaba, considero a las novelas de Elizabeth historias de sentimientos en las que el amor se cocina a fuego muy lento y en el que los personajes van abriéndose camino con delicadeza, uniendo sus destinos de forma casi imperceptible hasta llegar a un punto en que, ante lo inevitable, ven sus destinos irremediablemente unidos.

Siento un enorme respeto por las historias bien narradas en las que puede respirarse la atmósfera del tiempo y los lugares en los que están ambientadas porque soy muy consciente del trabajo, la entrega y el amor que ello requiere. Elizabeth Bowman nunca me defrauda en ese sentido y por eso es una dicha leerla. Si disfrutan de las novelas de época, de sentimientos a flor de piel y personajes complejos, seguro que les encantará conocer su pluma. 



lunes, 4 de marzo de 2019

LAS DOS VIDAS DE ALLY HUGHES: JULES MOULIN




La vida de Ally Hughes es un caos. Con una niña que requiere toda su atención, una madre controladora que sigue cada uno de sus pasos y unas largas jornadas como profesora en la Universidad de Brown… Bastante tiene con organizarse ella sola, como para pensar en hombres… ¡O en tener sexo! Y entonces aparece Jake, un alumno diez años más joven que ella que le hará vibrar como nunca en toda su vida. Pero eso no puede ser. Ally no está preparada para tener una relación.

Diez años después, Jake reaparece inesperadamente. Ahora sale con su hija Lizzie, y lo que es peor, Ally todavía siente algo por él… ¿Cómo va a seguir viéndole? ¿Es posible que madre e hija se hayan enamorado del mismo hombre?



Leí este libro por recomendación de una amiga y me alegra mucho haberlo hecho porque me vino genial en un momento en que necesitaba leer algo que, más que ligero, me permitiera desconectar del día a día; lo único malo fue que lo terminé en apenas un par de días, así que la distracción duró menos de lo que me habría gustado.

La vida de Ally Hughes es cuando menos interesante aun cuando ella piense lo contrario. No puede ser de otra forma. Es una mujer de 31 años que dicta clases en la universidad, cuida de su hija de diez, batalla con una madre controladora y siempre presta a criticarla y está desbordada por el trabajo y las responsabilidades. Pero entonces conoce a Jake... bueno, en realidad ya lo conocía, pero las cosas no se habían dado muy bien, en especial porque se trata de uno de sus alumnos y aun cuando lo encontrara muy atractivo e interesante, tenía estrictamente prohibido cruzar cualquier línea con él. Pero entonces es Jake quien decide cruzar la línea, y esto marca un antes y un después en la vida de la siempre estresada Ally.



Algo que encontré curioso de este libro y que confieso que en un inicio me resultó desconcertante, fue que va saltando en el tiempo para dejarnos ver cómo se desarrolló el efímero e intenso romance de Ally y Jake, y qué ha ocurrido diez años después, cuando Ally ha dejado atrás esa relación que aún añora. Ahora su hija Lizzie es una joven brillante con algunas dudas vocacionales, su madre ha muerto y tiene un pretendiente que no da buena espina a nadie. Y entonces, cuando las cosas no podrían ser más confusas, Jake reaparece. Diez años mayor, con una vida totalmente distinta a la que tenía cuando la conoció, y tan decidido como entonces a formar parte de su vida. Estos saltos al pasado, que en un inicio me descolocaron, terminaron por encantarme porque me pareció genial cómo la autora intercala la narración de modo que podamos ver cómo se dieron las cosas entonces y cuáles son las diferencias con el ahora.

Las dos vidas de Ally Hughes es una comedia romántica en toda regla, propia de un guión de película, me atrevería a decir, lo que no tendría nada de raro porque entiendo que la autora, quien publica con un seudónimo, ha trabajado como guionista para varias series y películas estadounidenses. Es posible que esto le permitiera imprimir ese ritmo ágil y desenfadado a la historia, con escenas apasionadas y divertidas que enganchan de inmediato asegurando al lector un buen rato. Un plus interesante, a mi parecer, es la diferencia de edad entre los protagonistas, siendo en este caso ella la mayor, cuando por lo general las cosas ocurren a la inversa. Y todo llevado de una forma que no resulta en absoluto forzada sino todo lo contrario porque a veces el amor nos sorprende con estas cosas. Si les provoca leer una novela romántica, una historia divertida, ligera y muy bien narrada, esta es una estupenda opción. 



domingo, 24 de febrero de 2019

ELEANOR OLIPHANT ESTÁ PERFECTAMENTE: GAIL HONEYMAN




Nadie le dijo a Eleanor que la vida podía ser mejor.

Eleanor Oliphant siempre dice lo que piensa. Lucha por dejar de ser alguien con pocas habilidades sociales. Se ha preparado un calendario vital cuidadoso y estricto para evitar interacciones sociales: los fines de semana los pasa sola comiendo pizza congelada y bebiendo vodka y todos los miércoles habla con su madre. Pero todo cambia cuando Eleanor conoce a Raymond, el informático de la oficina. Juntos abandonarán la soledad en la que han estado viviendo.

Una novela cálida y elegante. La historia de una heroína fuera de lo común, cuya inexplicable rareza e ingenio descarado la llevará a darse cuenta de que la única manera de sobrevivir en el mundo real es abriendo su corazón a la amistad.

                                                               vía illustratosphere 关于同桌…. by 度薇年


Quisiera empezar esta nueva etapa de reseñas con el que fue sin duda el mejor libro que leí durante el año pasado, y vaya que fue un buen año lector; cumplí con mi reto en Goodreads y me encontré con historias preciosas. Pero Eleanor... Ay, Eleanor. Conecté de una forma muy especial con la historia de esta mujer y las circunstancias que la convierten en la persona que es cuando se inicia la novela. 

Eleanor Oliphant es una mujer que está por llegar a los treinta años y que se nos presenta como un personaje realmente peculiar; aun más, con sus escasas habilidades sociales, su forma tan literal de comprender todo y ese apego a la que ella entiende como su verdad, la extrañeza con que acusa el comportamiento de los demás la podrían haber hecho parecer casi como un ser de otro planeta. Eleanor no tiene amigos o familia a ojos vista, no hace vida social y cuando no se encuentra trabajando pasa el tiempo en casa viendo televisión y bebiendo. No hay vida más allá de eso para ella y tampoco le interesa conocer ninguna otra. Pero entonces, de la forma más curiosa e imprevista, decide que se ha enamorado. Y todo empieza a cambiar.


回顾下平淡的日子(・●・)~-度薇年

Es complicado hablar de este libro sin destripar su trama, pero basta con decir que ese enamoramiento lleva a Eleanor a tomar una serie de decisiones que le muestran que el mundo es más grande de lo que pensaba y que, tal vez, ella podría descubrir que tampoco es tan desagradable como imagina. Además, también de la forma más disparatada, que es como parece ocurrir casi todo en la vida de esta mujer, conoce al que se convertirá en su primer amigo: Raymond, quien es también todo un personaje por sí mismo y que me ha parecido tan noble y tierno que no he podido menos que quererlo.

Vale comentar, ya que es parte capital de la trama, que Eleanor tiene muy buenas razones para ser como es; su vida ha estado marcada por situaciones terribles que se nos van develando según avanza la historia y no creo que nadie pueda permanecer indiferente a ellas. Es imposible no comprender la conducta de Eleanor cuando conocemos al fin su historia. Y pese a ello, a las horribles circunstancias, a los eventos tan crudos y reales que la autora va narrando en esta novela, nunca se sumerge en el dolor ni nos presenta a su protagonista como un personaje hecho para inspirar lástima. Eleanor puede resultar un poco pesada en un inicio, me atrevería a decir, lo que la hace a mi parecer más real y humana. Muchos hechos descritos aquí pueden resultar dramáticos, pero hay muchos otros también divertidos y creo que en ese balance radica la genialidad de la obra.

El final es esperanzador y te deja con una sensación tan bonita de que, sin importar lo malas que te hayan podido ir las cosas, siempre hay un poco de luz en el horizonte si sabes mirar, que no puedo menos que recomendarlo de todo corazón. 

@llt1711... #lylethuy #llt1711 #instagram #facebook #illustration #illustrator #art #artwork #photoshop
"Hoy en día la soledad es el nuevo cáncer: algo vergonzoso, bochornoso, que tú misma te infringes si bien de un modo poco claro. Algo temible e incurable, tan espantoso que no te atreves a mencionar; la gente no quiere oír la palabra en voz alta, por miedo a verse también infectada, o a tentar a la suerte y que caiga sobre ellos un horror similar"





lunes, 18 de febrero de 2019

¿HAY ALGUIEN AHÍ?



Ahora que tengo su atención...

Creí que estaba equivocada cuando al fijarme en la última entrada que subí por estos lares vi que ha pasado casi un año desde entonces. No sé si serán cosas mías o realmente el tiempo ha empezado a correr de una forma tan brutal para todo el mundo; pero sea como fuere, el estar aquí de vuelta o, en todo caso, el propósito de que así sea y toda la intención de poner de mi parte para no abandonar de nuevo este mundo al que tanto cariño le tengo, me hace muy feliz.

Han pasado muchas cosas, he tenido la fortuna de leer historias maravillosas y me gusta pensar que he creado algunas de las que me siento muy orgullosa. Espero ir subiendo por aquí algunas entradas al respecto para seguir con el que creo que es el espíritu de este blog: compartir el hermoso mundo de las letras, que a tantos nos une y que tantas alegrías nos ha traído. Habrá reseñas, novedades, una puesta al día en mis aventuras literarias y, desde luego, mucho cariño. Tengo pensado también subir algunas reflexiones respecto al mundo de los libros, ese tan amado y en estos tiempos tan trajinado. 

Tiemblo tan solo de pensar en todo lo que habrá ocurrido por estos lares en este tiempo, aunque por suerte a algunos amigos bloggers los sigo también por otras redes sociales, así que creo que no estoy tan desfasada como podría ser. Iré pasando por sus hogares porque me hace muchísima ilusión leerlos de nuevo. Y, espero, les dé gusto también ver por aquí a esta hija pródiga.

De modo que aquí estamos y aquí nos quedaremos. En tanto, sean buenos y cuéntenme cosas, que yo los leeré con mucha atención ;)


martes, 6 de febrero de 2018

ESPERANDO A MISTER BOJANGLES: OLIVER BOURDEAUT



Celebrada con un entusiasmo desbordante por la crítica y los libreros franceses, que la catapultaron al primer puesto en las listas de libros más vendidos en 2016, esta hermosa novela hipnotiza al lector no sólo con sus imágenes de tintes surrealistas, sino también por el sentido del humor y una sutil melancolía que emana de sus páginas acorde con la canción que ha inspirado el título. Un texto que arranca con un tono de engañosa frivolidad y que, conforme avanza el relato, casi imperceptiblemente, va calando en las zonas más sensibles del espíritu hasta culminar con una emoción intensa y profunda.

Ante la mirada absorta de su hijo, una pareja embriagada de amor baila al son de Mr. Bojangles, de Nina Simone. La escena, mágica, vertiginosa, sólo es un recuerdo más de los muchos que brotan de la memoria del protagonista de la historia, que rememora una infancia marcada por la excentricidad de unos padres adscritos a un estilo de vida ajeno a toda convención social. El padre, la vitalidad hecha persona, no concibe una vida sosegada y monótona —hasta el punto de «rebautizar» a su mujer con un nombre diferente cada día—, y la madre, capaz de interpretar todo tipo de papeles con la convicción del ilusionista más avezado, hace de la rutina familiar una fiesta perpetua, un espacio donde sólo caben el gozo, la fantasía y la amistad. Sin embargo, poco a poco, empieza a entreverse que este universo lleno de poesía, de quimeras, de momentos maravillosos, se asienta sobre un precario sentido de la realidad, y que, cuando las canciones y los sueños toquen a su fin, el despertar puede ser muy doloroso.




He esperado durante mucho tiempo para leer esta novela, quizá demasiado. Varios amigos y sugerencias de blogs amigos la habían puesto por las nubes y supongo que es eso lo que hizo que tardara un poco en ponerme con ella; no me llevo muy bien con las modas y por lo general es más lo que me retraen que lo que me impulsan a escoger lectura. Pero nuestro día llegó, claro, porque algo muy dentro de mí me decía que la disfrutaría y así ha sido.

Esperando a Mister Bojangles es una novela breve, hermosa y que se te mete por debajo de la piel de una forma misteriosa y diría que mágica. La historia da inicio con los recuerdos de nuestro protagonista, un niño que rememora su infancia, que vista desde nuestro lado puede parecer una locura, pero una locura maravillosa y realmente conmovedora. Este niño creció en un hogar muy particular, con unos padres fuera de serie; él, George, un hombre de lo más inteligente y agudo que un día conoce a la que será el amor de su vida, una mujer que cambia de nombre cada día y que es una fuente inagotable de alegrías. Ellos, que se aman desde el primer minuto, deciden casarse y emprender una vida de lo más original. La narración del protagonista se intercala con las anotaciones de su padre, quien soñaba con ver publicada una historia que narra su vida con su amada.




Esta historia es, como mencionaba, más bien breve y un soplo de aire fresco por su originalidad y la belleza del estilo del autor; esta es su primera novela publicada, con la que ha ganado un sinnúmero de premios que le han convertido en uno de los nuevos autores más exitosos. Esperando a Mister Bojangles es un viaje, un viaje alejado muchas veces de la realidad, porque el protagonista y su familia parecen vivir en un mundo ajeno al nuestro, uno que abruma y provoca una gran envidia por la naturalidad y la pasión que le ponen a cada momento. 

Resulta complicado decir mucho acerca de esta novela considerando su brevedad y giros que se prestan para un spoiler temible. Pero diré que esta familia me ha mantenido hechizada de principio a fin; he reído y he llorado con ellos, en especial lo segundo; y además ha despertado un amor que llevaba mucho tiempo dormido entre la gran Nina Simone y su Mr. Bojangles y su servidora. 

Espero que quienes no lo han leído aún le den una oportunidad; les aseguro que no se van a arrepentir. Aún más, querrán leerlo más de una vez y cuando terminen con él, tal y como me ocurrió a mí, estoy segura de que los marcará profundamente.

Una novela muy recomendable. 


martes, 2 de enero de 2018

MEJORES LECTURAS 2017



Para no faltar a la tradición, hoy traigo las que considero mis mejores lecturas del año que pasó. Fue difícil escoger las que tuvieron un significado especial para mí, por lo que me considero afortunada, pero lo logré y sin orden en particular, aquí las tienen. 


Carta de una desconocida, de Stefan Zweig: En realidad este libro lo leí hace ya un par de años, pero no lo tenía entre mis lecturas de Goodreads y decidí que esa era una excusa tan buena como cualquier otra para leerlo de nuevo. Zweig es un narrador maravilloso y en esta novela, que es muy breve, profundiza de una forma extraordinaria en el alma de esta mujer que sufre por amor y que nos narra su historia con crudeza. Una novela bellísima. 



El último Catón de Matilde Asensi: Este año tuve la dicha de descubrir a Matilde Asensi y quedé enamorada de su pluma. Luego de recibir la recomendación de un amigo librero para que leyera El último Catón, me fui de cabeza con él y me alegra que así haya sido. Soy muy fan de estas novelas que mezclan la historia con la intriga y la búsqueda de tesoros a la par que se hacen los descubrimientos más sorprendentes. Para mí, Matilde Asensi le da mil vueltas a autores como Dan Brown, por ejemplo, y tanto su estilo como la labor de documentación que deja en evidencia en sus historias son admirables. 



Brooklyn de Colm Tóibín: Leí de Tóibín que tiene la capacidad de atisbar en la conciencia de sus personajes y eso es lo que ofrece al lector. Tras haber leído Brooklyn, y luego El testamento de María, no puedo estar más de acuerdo. Leerlo es como sumergirse en el alma de las mujeres que protagonizan estas dos historias y en el caso de la primera en particular, una inmigrante irlandesa en Estados Unidos en sus tiempos más difíciles; es sencillamente conmovedor. 



La canción de Annie, de Catherine Anderson: Esta fue mi última lectura del año, una hermosa historia romántica de una autora que me recomendaron mucho y que disfruté aún más de lo que esperaba. Me he encontrado con dos personajes extraordinarios, un contexto tremendamente complicado y una narración exquisita. Espero hacer una reseña en condiciones, pero desde ya digo que la recomiendo mucho. 


El jinete de bronce de Paullina Simons: Este libro era uno de mis grandes pendientes y me alegra haberme puesto el último año con él. La historia de Tatiana y Alexander es maravillosa y al mismo tiempo una lección de historia rusa que no puede menos que fascinar a cualquier lector. 


La canción de Aquiles de Madeline Miller: Este fue uno de los descubrimientos del año. Amante de la mitología griega como soy, bastó con saber de qué iba esta historia para que me picara la curiosidad, pero nunca imaginé que me encontraría con algo tan bonito. Todos los acontecimientos narrados en La Ilíada están retratados aquí de la mano de una historia de amor maravillosa. Súper recomendado. 


La lección de August de R. J. Palacio: Esta es una novela encantadora, de esas que te tocan la fibra sensible y permanecen por mucho tiempo en tu corazón. El niño protagonista es, tal y como declara el título original, extraordinario, y solo por eso vale mucho la pena leerlo. 



Por amor al arte, de Sharon Biggs: Esta fue también una de mis últimas lecturas, una novela ambientada en la Era Eduardiana y que transcurre en los convulsionados tiempos en que las sufragistas luchaban en Inglaterra para obtener el derecho al voto. Ha sido una sorpresa muy agradable porque aunque el tema en sí me apasiona no sabía con qué me iba a encontrar; pero esta lectura colmó todas mis expectativas con una protagonista valiente, una documentación de parte de la autora impresionante y una historia de amor encantadora. 



El color púrpura de Alice Walker: Esta fue también una lectura muy especial para mí este año. Dura, conmovedora, de esas que te golpean como un derechazo en el estómago que agradeces porque no puedes creer que hayas podido pasar tanto tiempo sin conocer semejante historia. La recomiendo mucho.


El corazón de una condesa de Elizabeth Bowman: Esta fue una lectura muy especial porque tengo el gusto de considerar a su autora una querida amiga y soy, sobre todo, muy fan de su estilo, de modo que conocer esta historia que supone un paso tan importante para ella fue todo un acontecimiento. Me encantó conocer la historia de esta condesa tan valiente y ser testigo de su crecimiento a la par que conocía el amor. 


Bajo del puente de los vientos de J. de la Rosa: Esta lectura fue también una sorpresa, y veo que el año pasado tuve varias. ¡Bien por mí! Había leído cosas muy buenas respecto al autor, pero tardé un poco en ponerme con uno de sus libros y lo lamento porque me he estado perdiendo de una pluma estupenda. Bajo el puente de los vientos es una novela romántica histórica estupenda y no tiene pierde. 

Y bueno, allí están. Espero que el 2018 sea igual de generoso con las lecturas que se irán presentando y desde luego confío en poder continuar compartiéndolas con ustedes porque eso siempre las hace más especiales. 


viernes, 22 de diciembre de 2017

¡FELICES FIESTAS!



Esta es una entrada muy breve, que sé todos andamos correteando de aquí para allí y no queda mucho tiempo para pasarse por estos lares. Quiero desearles unas muy felices fiestas; que tengan la dicha de disfrutar de una hermosa Navidad con sus seres queridos, que reciban mucho amor y muchas alegrías, y que el año que viene sea maravilloso para todos.