viernes, 5 de diciembre de 2014

LA SANGRE DE LOS LIBROS: SANTIAGO POSTEGUILLO


Asesinatos, suicidios, duelos, condenas a muerte, guerras, eclipses, vampiros, misterios, juicios… Detrás de los grandes libros se esconde mucha más sangre de lo que uno podría imaginar. ¿Por qué Pushkin murió en un duelo? ¿Es cierto que se han hallado pruebas de la reencarnación de Shakespeare? ¿Sabías que Pessoa tuvo dificultades para encontrar editor o que La Divina Comedia estuvo a punto de no publicarse?

Santiago Posteguillo, referente de narrativa histórica, nos guía en un magnífico viaje desde los discursos de Cicerón hasta las obras de ciencia ficción de Asimov por la historia más enigmática y sorprendente de la literatura universal.



Hace poco fui a la librería para surtir mis estanterías y, entre diversas joyas, me di con la sorpresa de encontrar este libro en el escaparate y casi se me sale el corazón de la emoción porque creí que iba a tardar algo más en llegar por aquí. Bendita sea la globalización. Resulta que tras leer La noche en que Frankenstein leyó El Quijote, de Santiago Posteguillo, un libro que devoré y encontré fascinante, tenía muchas ganas de leer algo más de su repertorio; de modo que cuando supe de este libro y de qué iba, estuve segura de que tarde o temprano iba a caer en mis manos.

La sangre de los libros llama la atención desde el título, o al menos eso me ocurre a mí, que leo la palabra "libro" en un título y se me disparan las alarmas; quiero saber inmediatamente de qué trata y por lo general encuentro algo que termina convenciéndome; que me guste el libro o no al final ya es otra historia, claro, y este, para mi buena fortuna, me ha gustado, y mucho. 

El libro es corto y resulta complicado ubicarlo dentro de un género ya que podría considerarse que está compuesto de relatos, ensayos o anécdotas de acuerdo a cómo el lector reciba la información. En mi caso, siento que se trata de una serie de anécdotas o hechos de relativa importancia en la vida de conocidísimos escritores que son narrados a modo de relatos, todos ellos de forma breve y muy dinámica. Creo que este libro en un ejemplo de una frase muy conocida, esa maravilla que llamamos "aprender leyendo", y lo digo porque he sentido, de inicio a fin, que era partícipe de una clase de historia literaria de la mano de un profesor sesudo, divertido y con una capacidad maravillosa para contar historias.



Posteguillo narra de forma cronológica acontecimientos que si bien en su momento pudieron parecer vanos, la verdad es que marcaron la historia tal y como la conocemos. ¿Qué tanto sabemos de la vida del buen Guttenberg? ¿Sabían que de haberse seguido las indicaciones de Virgilio en su lecho de muerte jamás hubiéramos conocido La Eneida? Los hijos de Dante tuvieron serios problemas para encontrar los últimos versos de La Divina Comedia, ¿y si no hubieran dado con ellos? ¿Alguien hubiera podido imaginar que Calderón de la Barca tenía un genio temible y asaltó un convento por un tema de honor? Y Charlotte Brönte... no, no les cuento esa anécdota relacionada con la creadora de mi adorada Jane Eyre, prefiero que se animen a buscar el libro y leerlo, porque creo que les va a fascinar. 

Leí una entrevista muy interesante al autor del libro en la página Culturamas, les dejo el link por si les interesa y comparto una frase que me ha fascinado y que creo resume no solo el espíritu de su libro sino el de todos quienes los vemos como seres vivos y dignos de devoción.







«La buena literatura de verdad, la que nos hace palpitar, la que nos emociona y nos transporta a otros mundos, la que nos parece más real que la realidad misma es la que está escrita, palabra a palabra, verso a verso, página a página, con sangre en las sienes, en las manos y en el alma».

24 comentarios:

LAKY dijo...

Ya sabes que lo leí hace poco y que también me encantó.
Sinceramente, creo que a cualquier amante de los libros le gustará este libro lleno de anécdotas interesantes sobre nuestros queridos escritores
Besos

Nena Kosta dijo...

Me ha gustado el detalle de que los relatos parecen contados por un profesor sesudo, pero divertido, que es gran narrador de historias. Divertirse aprendiendo es la mejor forma de que se fijen los conceptos.
Lo anoto.
Un beso

Trinity P. Silver dijo...

Qué interesante :) Me has dejado intrigada con la anécdota de Charlotte Bronte ;)
Besos

ROOS DISEÑOS dijo...

Debe estar bueno por lo que contás! Creo que un libro te llega bien adentro si cuando te acordás de alguna escena podés llegar a confundírla con un recuerdo tuyo, jaja, me ha pasado!!!
Buen finde bella escritora! :)

Margari dijo...

Ays, quiero leerlo!!!
Besotes!!!

J.P. Alexander dijo...

Uy ya voy el libro y me mataste Claudia con esa frase. Te mando un beso y buen fin de semana

Leyna dijo...

No lo conocía, así que mil gracias por la reseña =)

Un beso :P

Fawn dijo...

Desconocía por completo este libro pero el hecho de que trate de anécdotas, las cuales me encaaaantan, me atrae poderosamente :D

Para la wishlist que se va :)

Besos de colores y muy feliz fin de semana, mi hadita linda.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Me parece un libro entretenido y divertido.
Magnífica Frase Final que lo dice casi todo acerca de lo que es la Literatura.
Abrazos y Besines.

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Pues mira, leí el anterior y me gustó peor lo mejor fue que pude ir a una presentación y el autor es un auténtico enamorado de la literatura, creo que cuando sales de escucharlo, en el fondo sientes un poco de envidia de su alumnos. Ameno, cercano, dicharachero... y ¿sabes que contestó a una de sus novelas favoritas? Primeor dijo que El Quijote es la principal pero que es un romántico y Jane Eyre es su perdición ¡no me digas! la verdad, me encantó oírlo. ¡Ah! El libro lo tengo, por supuesto pero solo he leído algunas historias.
Besos

nosolo leo dijo...

hola este libro me encantaría leerlo, y con tu reseña más aún chao

Maribel (Blog de Vanedis) dijo...

Y yo que pensaba que se trataba de una historia más...y mira por dónde, son anécdotas reales !!
Si puedo, le pondré la mano encima, me has picado la curiosidad !
Besos !

Eva M Martín dijo...

Este mes pienso leerlo. Le tengo muchas ganas.

Violeta G. M dijo...

Hola!
Es un libro que tengo muchas ganas de leer. Besotes

Enzo dijo...

Posteguillo me gusta en todo lo que he leído así que esté no será menos.
Un beso.

Lourdes dijo...

Mil disculpas Claudia. Sin compu me he atrasado en comentarios. La reseña es impecable como siempre aunque no es el género de mi gusto considero que debe ser un excelente libro. ¡Muchas gracias nena! Miles de besos.

Sheila Navarro Robles dijo...

¡Hola! ^^
Pues no lo conocía, pero has hecho que me llame la atención.
Te sigo y me voy pasando :)
Besos.

Lesincele dijo...

La verdad es que tiene una pinta estupenda!
Un beso!

Amy Plin dijo...

Pues no lo conocía, pero me ha llamado muchísimo la atención este libro, así que gracias por la reseña, me lo apunto.
¡Besotes!

Candy dijo...

Hola, este libro no lo he leído, la verdad tampoco me llama mucho la atención, me alegro de que te haya gustado.
Besos.

Mientras Leo dijo...

Lo tengo en casa para leer. Este tipo de libros cargados de detalles me pirran. No soy nada objetiva
besos

Anuca dijo...

A este autor le tengo muchas ganas, este tipo de títulos me parecen fascinantes :) Anotado queda que ahora estoy intrigada con alguna anécdota que dejas en el aire.
Un besin

Patricia entre Sueños dijo...

¡Hola!
Me lo punto ya que según lo que cuentas parece muy interesante ^^
Un beso

Babel dijo...

Wow, Aglaia, me has dejado fascinada con tu entrada de hoy. Sí, yo también salto cuando veo la palabra libro en la portada de un libro, jajaja. Qué cosas.
Estoy deseando ver esas lecciones de los escritores, y averiguar qué anécdota nos has ocultado sobre Brönte.
Y esa frase final del autor. Qué tremenda.
Besotes asombrados.