lunes, 16 de enero de 2017

EL COLOR PÚRPURA: ALICE WALKER



En el sur de los Estados Unidos ser negro no es ninguna ganga, pero ser, además, mujer, empeora la situación. "Mírate. Eres negra, eres pobre, eres fea, eres una mujer. Vamos, que no eres nada", dice a Celie en una ocasión su marido. Celie le fue entregada en matrimonio cuando, después de enviudar, buscaba una sustituta que le cuidara los hijos. Él prefería a Nettie, la hermana de Celie, pero el supuesto padre de ambas le propuso una permuta - con el incentivo de una vaca de regalo - porque creía más difícil "colocar" a Celie, a la que había estado violando sistemáticamente desde los trece años - hasta el punto de que concibió dos hijos, de cuya desaparición él mismo se ocuparía poco después de su nacimiento-. Para colmo, Celie es bruscamente separada de su hermana, la única persona por quien siente afecto y confianza. Incomunicada de ella, golpeada, usada y vejada por su marido, en su extrema soledad e infinita vergüenza encuentra un único consuelo: contar por escrito su desgraciada vida en unas cartas que, a falta de destinatario, dirige a Dios. A través de ellas desgrana su existencia monótona y sumisa, y el cambio que se va operando en ella misma hasta poder reconocerse como ser humano, al tiempo que denuncia las distintas formas de humillación y explotación del negro y reflexiona sobre la rebeldía, el odio, el afecto, el sentido de la religión, la tolerancia, la voluntad, las diferencias...



Es difícil reseñar un libro como El color púrpura porque, a pesar de su brevedad y de la forma en que está contado, dice mucho, pero intentaré hacerlo lo mejor posible; con poder expresar de alguna forma todo lo que me ha hecho sentir, me daré por bien servida.

Creo que casi todo el mundo debe de haber visto u oído hablar de la adaptación cinematográfica de esta historia, que tiene ya algunos años, protagonizada por Whoopi Goldberg y Danny Glover. Fue todo un éxito en su momento, con muchos premios y todo tipo de reconocimientos, pero es poco lo que se sabe del libro, al menos ese es mi caso, sabía que existía, pero nunca pensé en ir por él o me generó un gran interés. Ahora, sin embargo y por azahares del destino, él vino a mí y he disfrutado mucho de su lectura. El color púrpura pertenece al género epistolar, toda la historia llega a nosotros por medio de cartas, la mayor parte de ellas escritas por su protagonista, primero dirigidas a Dios y luego a su hermana perdida; la forma en que Celie escribe, con una inocencia y honestidad desgarradoras, no pueden menos que conmover profundamente al lector y en ello radica gran parte del libro, creo, porque al leer este testimonio de vida, que es al fin y al cabo lo que se nos presenta, pasamos de alguna forma a ser destinatarios de estas confidencias; es parte de la magia de la literatura, implica a autor y lector a un grado tan íntimo que las barreras de la realidad se difuminan y nos vemos siendo parte de la historia.

El inicio de la novela nos deja bastante clara la vida de la protagonista y es, a mi parecer, lo más duro de todo porque conocemos de golpe todos los horrores por los que Celie ha tenido que pasar. Ella es una joven mujer negra de una zona rural de Estados Unidos que para una edad muy temprana ha tenido que enfrentarse a los malos tratos, al abuso sexual por parte de su padre, dos embarazos, verse despojada de sus hijos y luego entregada en matrimonio a un hombre mayor que solo la quiere para que se haga cargo de sus propios hijos. No hay asomo de amor de por medio y sí mucho desprecio; Celie pasa del abuso en la casa paterna al que le toca en suerte en la de su marido. Hasta aquí, el panorama es desolador, y sin duda chocante, pero lo bello de esta novela es que aún en los pasajes más duros siempre asoma un rayito de esperanza, por pequeño que pueda ser. Celie solo tiene un amor en aquella época, su hermana Nettie, y también a ella la pierde, pero ninguna renuncia a la otra, se mantienen en contacto por medio de cartas que se retrasan y pierden a través de mares y el tiempo, pero que están allí a pesar de todo, son una muestra de amor, devoción y lealtad, la seguridad de que, aun cuando estas cartas nunca lleguen a sus destinatarias, son un testimonio de que la esperanza aún existe y que no todo está perdido por mal que se presenten las cosas.



A pesar de lo duros que son los temas que se tratan en este libro, las cartas por medio de las que está narrado tienen un tono ligero, sencillo y con una buena carga de humor, alguno inocente, otro algo más cínico, pero humor al fin y resulta curioso cómo se puede escapar una sonrisa en medio de tantos horrores. Celie es un personaje maravilloso, me ha encantado, inspira una ternura inmediata y me fascina su desarrollo a través del tiempo, como pasa de ser una niña asustadiza y resignada a su suerte a una mujer que aprende a base de experiencias y buenas personas que llegan a su vida cuánto vale y todo lo que puede hacer por sí misma. Y como ella creo que casi todos los personajes que se nos presentan evolucionan de distintas formas, algunos para bien, otros tantos para mal, pero siempre con la certeza de que son sus actos los que dominan en gran parte sus destinos. 

Recomiendo mucho este libro para cualquier lector, más allá de sus preferencias, porque resulta una historia atemporal que refleja una época lejana, pero que puede perfectamente adecuarse a lo que vemos en la actualidad, no solo en lo que a las mujeres se refiere, sino a la humanidad en general. Desafortunadamente, los prejuicios no entienden de géneros o épocas.

Hay una escena muy linda en la adaptación de Spielberg que me gusta mucho, es cuando Celie va a un bar con su marido pese a que él no la quiere allí porque se muere por oír a Shug, esa diva que pasa a formar un parte vital en su historia. La canción es preciosa, perfecta para esa alma noble que es Celie, una forma de darle valor y esperanza. Espero que les guste si no la conocen y se animen con el libro, seguro que no se arrepentirán. 


15 comentarios:

Violeta dijo...

Hola guapa!
Lo leí hace tiempo y me gusto mucho, no he visto la película. Besotes

LadyIsabella dijo...

Hola, este es un libro que no he leído todavía pero que me encantaria hacerlo, así que mientras tanto tendré que conformarme con la película.
Un beso y nos leemos.

J.P. Alexander dijo...

Yo ame la película capaz que termino leyendo el libro. Te mando un beso y te deseo una buena semana

Leyna dijo...

No lo conocía, gracias por la reseña :P
Me alegra que te haya gustado ^^

Un abrazo =)

Margari dijo...

La película me encanta, pero el libro no lo he leído. Y veo que tengo que hacerlo.
Besotes!!!

Lady Aliena dijo...

He visto la película y he leído el libro. Es un novelón. Además, leí la misma edición que la tuya. De esas novelas que nos hacen pensar y plantearnos por unos momentos, si lo que estamos viviendo es la realidad o somos más que privilegiados.
Besos.

LOBEZNA dijo...

Parece muy interesante.
Me alegra volver a estar por aquí.
Un abrazoooo.

Mientras Leo dijo...

Lo leí hace un montón, de hecho tengola edición de la foto creo recordar. Me encantó, tiene partes realmente escalofríantes
Besos

Lesincele dijo...

Ay este si que quiero leerlo! una reseña muy buena, has reflejado muy bien lo que te ha hecho sentir!
Un beso!

raquel campos dijo...

Hola, he visto la película, pero el libro no lo he leído. Me alegra que hayas disfrutado de la lectura.

Besos!

Galena dijo...

¡Hola!
Pues no sabía nada de este libro, creo que tiene una perspectiva interesante, pero es que no puedo leer libros con temáticas tan duras porque me afectan mucho, así que creo que lo dejaré pasar.
¡Saludos!

Nena Kosta dijo...

Conozco la película, no así el libro aunque me gustaría leerlo, seguro que es doblemente intenso. Me ha gustado mucho la reseña que le has hecho.
Un beso

Miss Bridgerton dijo...

Hola guapa,
No he leído el libro, pero me encantaría hacerlo, es algo que siempre he tenido en la mente y nunca he llegado a hacerlo, pero tras leer tu opinión creo que tengo que hacerlo si o si, por lo que apuntado sin dudarlo.
Besos y nos leemos.

lecturina love dijo...

Hola Claudia tengo pendiente leer la novela mi hermana lo leyó hace tiempo y le gustó mucho, ya veo que tus impresiones son inmejorables así que intentaré darle una oportunidad pronto, así también podré ver la película. Gracias por la reseña.

Shorby dijo...

Con la peli siempre lloro una barbaridad, el libro tengo muchas ganas de leerlo, pero creo que me tengo que mentalizar xD

Besotes