miércoles, 30 de julio de 2014

LA PROMETIDA DEL DUQUE: JULIA QUINN



Amelia Willoughby ha estado prometida al duque de Wyndham toda su vida. De hecho, habían pasado apenas seis meses de su nacimiento cuando se firmaron los papeles y se celebró el pacto que la convertiría en duquesa. Desde entonces, no ha hecho más que esperar a que Thomas Cavendish, el distante, glacial y arrogante duque, de cida por fin tomarla por esposa. Aunque Amelia sospecha que el duque tiene otros asuntos en mente, y que sus planes matrimoniales tal vez se posterguen indefinidamente. Y justo cuando Thomas empieza a pensar que ya ha llegado la hora de asentarse y a la vez se da cuenta de la belleza de su prometida, aparece, como caído del cielo, su primo, a quien todos creían desaparecido y que tal vez sea el verdadero Cavendish, único aspirante legítimo al ducado. Claro que si Thomas no es el duque, entonces Amelia, que cada día se parece más a la mujer de sus sueños, no es su prometida, aunque todas las fibras de su ser opinen lo contrario.



En la reciente edición de la Feria del libro de mi ciudad, tuve la oportunidad de hacerme con un buen botín de fantásticos libros, entre ellos algunos de algunas autoras del género romántico a las que disfruto siempre leer, como Jo Beverly y Julia Quinn. De esta última, en realidad, solo he leído los libros que conforman la saga de la familia Bridgerton, pero ya que estos son siete, diría que no ha sido poco, y en verdad lo he pasado genial con ellos. Así que cuando vi La prometida del duque, del que ya había leído algunas reseñas positivas, no dudé en llevármelo a casa.

La premisa de la que parte el libro es bastante interesante y fuera de lo que por lo general se ve en este tipo de historias. Los protagonistas se conocen y están destinados a casarse, pero a ninguno le entusiasma mucho la idea y tienen buenas razones para ello; los comprometieron sin preguntarles su opinión y actúan de acuerdo a lo que se espera de ellos, pero sin profundizar demasiado en su relación. Pero, porque siempre hay un pero en toda historia que marca el inicio del conflicto principal, se empiezan a suceder una serie de acontecimientos que les obligan a tratarse un poco más y darse cuenta de que no son tan indiferentes el uno al otro como les gusta aparentar. En realidad, ambos protagonistas se salen un poco del molde, ella independiente, lista y bastante decidida, y él algo más noble y abierto a apreciar las virtudes de los demás, puntos que por lo general no se exploran  mucho en los personajes masculinos de este tipo de historias.

Hasta allí todo bien porque si los protagonistas se atraen y de por sí ya están comprometidos en matrimonio, ¿qué podría salir mal? Pues que el duque resulte no siendo el duque, por lo que Amelia, nuestra protagonista, podría terminar casándose con quien resulte serlo, le guste o no...

En medio de este enredo de situaciones, con el excelente sentido del humor de Julia Quinn, y su estilo narración tan ágil, nos encontramos con una historia muy divertida, que se lee en un suspiro y que asegura un muy buen rato. 

Muy recomendable. 


8 comentarios:

Margari dijo...

A pesar de tu buena reseña, éste no me llevo, que no termina de atraerme.
Besotes!!!

Leyna dijo...

De esta autora he leído su saga Bridgerton y me encanta, es una de mis favoritas, así que estoy abierta a leer más obras de ella :D

Un beso ^^

Enzo dijo...

Bueno, no me llevo tu recomendación porque esta novela no me llega, no soy capaz de meterme en la historia.
Un beso.

Mientras Leo dijo...

No sé, este tipo de libros no son de mi estilo así que me lo voy a pensar un poco. De hecho de no ser por ti no me hubiera fijado..
Besos

Lesincele dijo...

Tengo varias novelas de la autora pendientes por una colección...a ver si la cato.
Un beso!

••I♥[Dolo]♥I•• dijo...

Me encanta esta escritora :D
Un beso.

ni brujas ni princesas dijo...

No he leído nada de esta autora, tu resumen es interesante, besos,ana.

Babel dijo...

Siempre es de agradecer que los protagonistas se salgan un poco del molde, en especial los caballeros que a veces parecen siempre el mismo en todas las novelas XD
Me gusta la premisa de que quizás él no sea el duque y eso les separe. Buen conflicto.
Ya sabes que a mí el romance también me encandila ;o)
Besotes lectores.