martes, 19 de mayo de 2015

NO HAY AMOR SIN ESPINAS: SARAH MCLEAN



Temple es más conocido como el "duque asesino" desde que años atrás fuera señalado como el autor de la muerte de Mara Lowe, la joven dama que iba a convertirse en la esposa de su padre. Incapaz de recordar qué sucedió realmente, lleva doce años reinando en los más oscuros rincones de Londres, convencido de que no hay redención posible para él.

Mara se juró a sí misma que jamás regresaría al mundo del que hace años huyó, pero cuando su hermano pierde toda su fortuna en "El Ángel Caído" la casa de juego con peor fama de la ciudad se verá obligada a intentar hacer un pacto con Temple, el hombre que no esperaba volver a ver y que resulta ser uno de los dueños del Casino.

Temple cree haber hecho un buen trato hasta que se da cuenta de que la dama oculta más de lo parece. Va a necesitar cada pizca de su fuerza de voluntad para resistir la atracción que siente por esa misteriosa y enloquecedora mujer, que parece dispuesta a arriesgarlo todo por honor...



No hay amor sin espinas es la tercera entrega de la saga de los canallas de Sarah McLean. En este libro tenemos por protagonista a Temple, el más fuerte y, en mi opinión, torturado miembro fundador de la casa de juego más renombrada del Londres victoriano, El Ángel Caído. Cuando digo que considero a Temple el personaje más torturado de la saga, me refiero precisamente a eso y sin ánimo de quitar importancia a las tribulaciones de sus compañeros. Todos tienen buenas razones para haber dejado atrás su pasado y emprendido una nueva vida, una no precisamente de las mejores y más honorables, pero la de Temple es la más terrible. Como futuro duque de Lamont, siendo apenas un joven William Harrow de viente años, se vio expulsado de la sociedad que tanto le gustaba por una acusación de asesinato. Una mañana despertó en una cama que no era la suya y cubierto de la que se supuso era la sangre de Mara Lowe, la mujer que iba a convertirse en su madrastra. Repudiado y conocido como "El duque asesino", a William, o Temple, nombre que tomó con excelentes razones, no le quedó otra opción que abandonar todo lo que amaba y anhelaba y enfrentarse a la oscuridad. Desde luego, gracias a buenos amigos, su propio ingenio y su fuerza legendaria, logró forjarse una reputación como uno de los hombres más poderosos de Londres y también como el mejor boxeador que se ha conocido, uno con el que todos los miembros del club caídos en desgracia quieren luchar a fin de condonar sus deudas. Temple, sin embargo, nunca ha sido vencido.

Y por otro lado tenemos a Mara Lowe, una mujer que siendo apenas una jovencita, aterrada y sin salida a una situación más que difícil, tomó una decisión que, si bien la salvó, destruyó también en el proceso la vida de más de un inocente. Cuando ella, llevada por la necesidad de hacer un trato y salvarse una vez más y a quienes ama de la ruina, se revela ante Temple y este descubre que no es responsable de su asesinato, es cuando en verdad conocemos la historia de esta pareja, y nunca mejor usada la palabra porque Mara y Temple son muy parecidos, y aunque el segundo tenga reputación de ser invencible, si alguien podría plantarle cara, esa es Mara.



Creo que este es el mejor libro de la saga, al menos de los que se han publicado hasta ahora en nuestro idioma, que aún falta el del sorprendente Chase, que espero como una lluvia en el desierto. Según avanzaba en la trama me fui haciendo de varias certezas: que Temple debe de ser uno de los mejores personajes masculinos acerca de los que he leído en libros de este género, y ello debido a que es mucho más de lo que parece; no se trata, tal y como se puede pensar por lo que se ha visto de él en los otros libros, de un hombre frívolo y que actúa llevado por la fuerza bruta, todo lo contrario; al conocer en esta historia sus pensamientos sabemos qué lo lleva a hacer cada movimiento y es sorprendente descubrir que la lucha para él es casi un ritual, una suerte de expiación que no cesa de buscar, perseguido por los fantasmas del pasado. En el plano personal es menos fiero aún, tiene claro lo que quiere y no es nada extraordinario, o tal vez sí, depende de cómo se vea; quiere amar y construir un legado, algo que cree está fuera de su alcance, pero Mara le demuestra que no es así.

La relación amorosa se va construyendo de a pocos, es creíble; si bien hay pasión y una profunda atracción entre los protagonistas, ninguno ve la luz en los ojos del otro en un primer momento; su amor se construye casi como si estuvieran en medio de una pelea de box durante todo el tiempo: ambos cautos y desconfiados en las esquinas, un enfrentamiento tras otro en el que uno baja la guardia y el otro ataca y viceversa, rendiciones y huidas... en fin, un amor con una base firme y que pasa por varias etapas antes de llegar a su punto culminante.

No hay amor sin espinas es un libro apasionante por la excelente construcción de personajes, la ágil narrativa y la profundidad de la trama a pesar de su aparente sencillez. Sin duda, muy recomendable para los amantes del género y para quienes quieran darse el gusto de probar con él de cuando en cuando.

14 comentarios:

Mientras Leo dijo...

Pues esta vez no sé yo si me dejo convencer... veremos
Besos

Leyna dijo...

Tengo pendiente de leer una saga de esta autora, si me gusta seguro que leo ésta :P

Besitos =)

Raquel Campos dijo...

Hola Claudia, me gusta lo que nos traes hoy, empecé la saga por el segundo porque participé en un booktour, espero leer esta primera parte.

Besos!!

Miss Bridgerton dijo...

Hola guapa
Me paso de puntillas por tu reseña, pues tengo a esta autora esperandome en la estantería y no quiero desvelarme nada de esta fabulosa saga.
Gracias por tu reseña.
Besos

J.P. Alexander dijo...

A mi me gusta esta autora me recuerda a Julia Quinn, gracias por la recomendación . Te mando un beso y t e me cuidas

Freyja Valkyria dijo...

Hola preciosa!!

Que raro, con lo que me gustó esta autora en su primera trilogía, ¡y que aún no haya empezado esta saga!, jaja. No tengo perdón ^^
Pero caerá tarde o temprano, eso seguro :D

Un besote!!

Candy dijo...

Ay, que ganas le tengo a este libro, lo que con lo que cuestan voy a tener que esperar, me falta por leer este, a ver si lo consigo mas adelante, me gusta lo que dices, me dan mas ganas de leerlo aun.
Besos.

FlordeCereza dijo...

Hola guapísma!!

Amo a Sarah MacLean y sus novelas, esta especialmente me encantó porque Temple me llegó al corazón y Mara ni te digo. Ahora a esperar que pasen pronto los meses para que Versátil nos traiga la historia de Chase que muero por leer.

Un beso.

Arual Maddoxx dijo...

Pues me gusta su novela. he leído algo de ella y me gusta mucho.
besos y gracias por la reseña, por cierto me quedo por tu blog, ya tienes una seguidora más.

Enzo dijo...

Supongo que el título tiene toda la razón por lo inevitable. Me pienso este título por si me animo.
Un beso.

Lourdes dijo...

¡Hola Claudia! Que placer leer tu reseña. Eres genial reseñando. Ojalá algún día tenga el honor que reseñes mis libros. La autora no la conozco pero me han dado ganas de leer esta obra de ella. Gracias por tu labor querida amiga. Un beso enorme.

LadyIsabella dijo...

Hola guapa, muy buena reseña, me encanta el género histórico y por supuesto me apunto el libro sin dudar, espero tener tiempo pronto y leer todos los libros que tengo pendientes de esta autora. .

Un besazo.

Margari dijo...

Que forme parte de una saga es lo que me echa para atrás, porque la verdad es que tiene buena pinta.
Besotes!!!

Lesincele dijo...

No me disgusta nada pero si me da mucha pereza empezar más sagas jeje
Un beso!