lunes, 6 de febrero de 2017

LA INQUILINA DE WILDFELL HALL: ANNE BRONTË




Tras muchos años de abandono, la destartalada y ruinosa mansión de Wildfell Hall es habitada de nuevo por una misteriosa mujer y su hijo de corta edad. La nueva inquilina -una viuda, al parecer- no tarda, con su carácter retraído y poco sociable, sus opiniones a menudo radicales y su extraña triste belleza, en atraerse las sospechas de la vecindad, y a la vez la rendida admiración de un joven e impetuoso agricultor. Pero la mujer tiene, en efecto un pasado... más terrible y tortuoso si cabe de lo que la peor de las murmuraciones es capaz de adivinar.







Cuánto talento en una sola familia... Es lo primero que me viene a la mente cuando pienso en las hermanas Brontë (y no menciono a Branwell porque si bien sé que fue brillante, en realidad conozco poco de su obra). Charlotte y su inmortal Jane Eyre; Emily y la poderosa Cumbres Borrascosas. Y Anne, la más joven, quizá de la que menos se sabe, que nos legó dos novelas extraordinarias, ambas ya clásicos de la literatura, Agnes Grey y La inquilina de Wildfell Hall.

Algo que se menciona con frecuencia respecto a la escritura de las hermanas Brontë, es que parecían imprimir sus propias experiencias en sus creaciones y no es de extrañar, porque pese a gozar de vidas muy breves y marcadas por la tragedia, tenían un mundo interior único, el mismo que compartían con emoción. Es conocido que las hermanas escribieron y publicaron poemas con seudónimos, los mismos que en su momento no fueron  muy bien recibidos, pero ello no les afectó ya que siguieron con sus proyectos personales.

En el caso de Anne, al leer acerca de su historia, muy corta ya que falleció antes de los treinta años, es muy sencillo darse cuenta de que volcó sus experiencias en sus obras. Debido a que en casa no tenían una situación financiera  estable, debió emplearse muy joven de institutriz con algunas amargas experiencias que la inspiraron a escribir Agnes Grey. Algo similar ocurrió con La inquilina de Wildfell Hall, ya que el tema central de la obra es la forma en que esa atroz enfermedad que es el alcoholismo puede afectar a quien la padece y a quienes le rodean. Es conocido que Branwell, su adorado hermano, aunque brillante, se mostró siempre débil y de carácter impredecible, con una abierta inclinación a la bebida y el opio, que se agravó luego de una decepción amorosa.









“Es doloroso dudar de la sinceridad de las personas a las que amamos, pero, después de tantas pruebas de falsedad y de indiferencia tan absoluta por los principios, ¿cómo puedo creer en una historia tan improbable?”








La inquilina de Wildfell Hall fue una obra que golpeó bastante a la sociedad de su época; incluso Charlotte la criticó, por considerarla "poco apropiada" como literatura femenina al tratar un tema tan delicado y que entonces apenas se mencionaba, por tangible que fuera, tal y como ocurre en la actualidad. Pero Anne mostró un coraje extraordinario al retratar con tanta crudeza y entereza la vida de Helen, esa mujer que se presenta como una joven viuda al lado de su pequeño hijo y ocupa la abandonada Wildfell Hall, con la esperanza de construir una vida serena para el niño. La novela es epistolar, en tres partes, dos de ellas narradas por el joven Gilbert Markham, el honesto granjero que se muestra fascinado por la extraña y enigmática inquilina de la propiedad vecina, y la otra nos es presentada por la misma Helen, que en sus cartas nos da a conocer el infierno en vida que le tocó vivir.

Es imposible no sentir una profunda impresión al conocer la historia de Helen, por muchos motivos. Aunque puede resultar impresionante que una mujer joven decidiera casarse con un hombre como Arthur, el que sería su marido, pese a conocer sus muchos defectos, con la esperanza de que su amor le cambiaría, una idea ingenua, no deja de inspirar también  mucha admiración. Helen es una mujer tan creyente, de una religiosidad a rajatabla y tan aferrada a sus principios y lo que considera una conducta honesta, que conmueve. Es más, queda claro que de no haber sido por el espanto que le provocaba la posibilidad de que su niño creciera con el ejemplo del padre, se hubiera quedado a su lado sin chistar. Quizá vistos desde fuera, y desde la comodidad que da el tiempo y la distancia, sus actos nos resulten un poco exagerados, pero es importante ubicarse en la época y las circunstancias para apreciarlos en su justa medida.











"A los hombres idiotas y a los réprobos nunca les faltarán compañeras mientras haya tantas mujeres que los igualen; pero tú sigue mi consejo"









Este es un retrato crudo, sin florituras ni detalles a fin de endulzar las más difíciles situaciones que una mujer de aquel tiempo vivió y que comparte sin presentarse como una víctima o lamentarse de su destino. Por medio de la pluma ágil y honesta de Anne Brontë conocemos la historia de una increíble mujer, toda fortaleza y entereza, a quien no se puede menos que respetar y a quien le deseamos, durante todo el tiempo que le acompañamos en su historia, el final feliz que merece, o tan feliz como puede ser para quien conoce de tantos horrores tan pronto. 

En estos tiempos, en el que el rol de la mujer, el respeto por sí misma, y el valor que hace falta para denunciar los abusos y aún más, rebelarse ante ellos, está tan en el tapete, vale mucho la pena darle una mirada a este clásico de la literatura. Si Anne Brontë lo tenía tan claro en la difícil época que le tocó vivir, no podemos ser menos. 

19 comentarios:

Mientras Leo dijo...

Me encanta este libro, la verdad es que las Brönte son de mis favoritas, sobre todo por el realismoq ue emanan sus libros, comobien dices, es incluso crudo
Besos

Nena Kosta dijo...

Tienes razón, cuánto talento condensado en esta familia. Me gustan mucho las novelas de estas tres mujeres y la época en que se desarrollan, tan llena de puritanismos y prejuicios, aunque al tiempo me irriten estas mismas cosas.
Un placer leer tu punto de vista sobre la novela.
Un beso

Tatty dijo...

No lo conocía pero me lo llevo apuntado que tengo ganas de seguir descubriendo a estas hermanas
Besos

Leyna dijo...

No lo conocía y es llamativo, gracias por la reseña :D

Un abrazo ^^

Miss Bridgerton dijo...

Hola guapa,
Siempre que me paso por aquí descubro un libro nuevo, algo que por cierto me encanta, por lo que me lo llevo apuntado sin dudarlo y espero poder darle una oportunidad pronto.
Besos y nos leemos.

J.P. Alexander dijo...

Adoro alas hermanas Bronte conocía a la autora por otro libro, pero este no lo había elido. Así que lo tendré en cuenta t e mando un beso y te me cuidas mucho

Anuca dijo...

Wow, lo cierto es que son admirables. Y resulta increíble que historias de este tipo ya estuvieran al alcance de la mano de los lectores de la época. Lo tendré en cuenta sin duda alguna.
Un besin

LOBEZNA dijo...

Jolines.... sí que falleció joven.
Un abrazo.

Solita dijo...

En mi ciudad encontrar clásicos como este es difícil, pero el año pasado encontré esta novela o libraco así que lo compré. Empecé a leerlo en noviembre, pero la verdad que a esa altura del año se me hizo pesado (son 500 paginas!)
Este año lo retomaré, porque me hice un reto literario personal y tengo asignado un mes para leer clásicos e incluiré este novelón. Vi hace chorrocientos de años la miniserie de la BBC y quedé con las ganas de leer el libro. Las hermanas Brontë fueron muy transgresoras para su época y por eso sus creaciones son maravillosas. Un beso.

Galena dijo...

¡Hola!
Yo era fan de las hermanas Brontë cuando encontré este libro, pero de Anne no había leído nada y ni siquiera me acordaba que había publicado algo más que Agnes Grey, así que cuando vi este libro me lancé a por él. De Agnes Grey una amiga me dio una opinión no muy favorecedora y por eso todavía no lo he leído, pero estoy segura de que lo haré en cuanto lo consiga.
Este libro me impresionó mucho, básicamente porque la crítica siempre pone a Anne por debajo de sus hermanas, siempre la señalan como la menos importante, la menos interesante, a veces casi ni eso y me parece tremendamente injusto. Creo que las tres son extraordinarias y han escrito grandes novelas, después de leer La inquilina me quedó muy claro y tengo en gran consideración a esta autora.
Como dices, yo no dejo de lamentar su muerte prematura, fue muy injusto, tanto para ellas como para nosotros, generaciones después que no podemos disfrutar de otras obras que podrían haber escrito. Son de mis autoras favoritas y tanto su vida como sus obras son fascinantes, me encanta ver lo vivas que están en la literatura.
¡Saludos!

Soñaba pianos blancos dijo...

¡Hola! ¿Cómo estás? No leí nada de esta autora pero sí he leído a sus hermanas. Con Emily tuve una experiencia un poco dispar, ya que leí Cumbres borrascosas pero nunca llegué a terminarlo, porque se me hizo muy tediosa su pluma (teniendo en cuenta incluso el paso lento que se lleva, el cual me gusta, soy consciente de la época en que se escribió). Creo que se debió a que no lo leí en un buen momento de mi vida, por ahí estaba todavía muy chica.
De Charlotte leí el famoso Jane Eyre, como decís vos, y me fascinó. Ahí está la prueba de que más allá de la época en que esté escrito, un libro puede calarte hondo en cualquier tiempo y espacio. Su prosa me resultó de las más conmovedoras y profundas.
Me alegro mucho que hayas disfrutado esta lectura, se ve realmente que Helen te pareció digna de admirar.

Acabo de descubrir tu blog, y te sigo desde ahora. Besotes♥

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Estos días estoy más bien en el Hospital, haciendo tratamiento que en casa.Será temporal y volveré a estar bien. Os quiero un montón y siempre os llevo en mi Corazón. Sois Todos un Encanto.
Me ha encantado tu referencia sobre este libro...Seguro que lo leeré.
Abrazos y Besines...Te quiero un montón.

Lesincele dijo...

De las hermanas Brönte sólo he leído una novela, a ver si me animo con esta!
Un beso!

Babel dijo...

Hola :o) Con tu hermosas palabras, le haces justicia a un tema tan delicado y profundo. Desde luego tienes razón en que es un tema que nunca deja de ser actual, lamentablemente, y debemos ser comprensivos con el espíritu abnegado de mujeres con la educación y creencias de este personaje. Muy interesante también todo lo que menciones sobre la familia de escritoras.
Besotes clásicos.

Violeta dijo...

Hola guapa!
Es un clásico que no me llamaba mucho pero ahora después de leer tu reseña quizá le de una oportunidad. Besotes

raquel campos jerez dijo...

Hola Claudia, tengo esta novela pendiente de leer y espero hacerlo pronto porque me intriga mucho la historia y lo que cuentas sobre ella!

Besos!

lecturina love dijo...

Hola Claudia en breve voy a leer Jane Eyre, espero que me guste y disfrute de la lectura, y después no me importaría descubrir a las otras hermanas, ya veo que sois muchas las admiradoras. Así que tomo nota de tu recomendación y gracias por la reseña.

Sandry dijo...

¡Holaa!
Estoy deseando leer este libro, soy una enamorada de las hermanas Brontë. Adoro como escribían estas mujeres. Jane Eyre siempre estará en mi corazón y me encantaría descubrir esta novela de Anne, la menos conocida de las tres.

Besitos^^

Margari dijo...

Me falta estrenarme con esta hermana y este libro tiene toda la pinta de ser el ideal para hacerlo de una vez.
Besotes!!!