domingo, 21 de mayo de 2017

EL JINETE DE BRONCE: PAULLINA SIMONS



Una admirable historia de amor situada en el Leningrado ocupado por los alemanes en 1941.

Leningrado, 1941: la guerra parece lejana en esta ciudad de antigua grandeza, donde dos hermanas, Tatiana y Dasha Metanov, comparten un minúsculo apartamento con su familia. La vida bajo el gobierno de Stalin es dura, pero las privaciones que les esperan ni siquiera son imaginables: el ejército de Hitler está a punto de invadir su querida patria.


Bajo el terror y la dificultad, se esconden la belleza y la esperanza: Tatiana ha conocido a Alexandr, un joven oficial del Ejército Rojo de misterioso y turbulento pasado. Mientras el ejército alemán y el duro invierno cercan la ciudad, los amantes se ven abocados a un amor imposible que puede desgarrar la familia de Tatiana y ser, para Alexandr, tan destructivo como la guerra. Y, mientras tanto, la corriente de la Historia arrasa a su paso el mundo tal y como ellos lo han conocido y amenaza con cambiarlos para siempre.



Tenía que pasar algún día. Que me viera secuestrada por esta historia que ha conquistado a tantos y que conmigo no solo ha logrado eso, sino también dejar una huella en mi corazón. Cuando pienso en una novela que combine todos aquellos elementos que amo en una historia, sin duda son aquellas como El jinete de bronce las que vienen a mi mente. Adoro la historia, pocas cosas me emocionan más que un romance bien narrado en el que los sentimientos más profundos son los que guían a los protagonistas, y las circunstancias tan humanas como complicadas que les obligan a enfrentar la vida son, pese al sufrimiento que a veces provocan, una delicia para leer. Lo es, al menos, cuando está narrado con maestría, y por lo que he podido comprobar, eso es algo que a Paullina Simons le sobra. 

Pensé mucho en ponerme con este libro porque es una trilogía y solo conseguí el primer título, sé que podré dar con el tercero, pero del segundo no se tienen noticias por aquí. Que no cunda el pánico, una buena amiga me ha prometido prestarme el segundo libro de la saga; pero a lo que voy es a que aún cuando esto no hubiera sido posible, no me arrepiento de haber decidido conocer la historia de Tatiana y Alexander porque es una historia que merece ser leída.



Cuesta imaginar un escenario más difícil en el cual pueda desarrollarse una historia de amor. Una Rusia fragmentada en que sus ciudadanos viven en la miseria y en la cual el futuro no hace más que empeorar. Con la guerra sobre ellos, faltos de alimento, la muerte rondando y arrebatando miembros sin compasión... y allí aparece Tatiana, una chiquilla de diecisiete años, un tanto soñadora y un poco despistada que un día sale a la calle enviada por una familia que no la trata con todo el amor que merece sino como poco menos que un estorbo, y que debe buscar comida para aprovisionarse para los malos tiempos que se les vienen encima. Pero le provoca un helado, y se sienta con toda la calma del mundo a comer uno, indiferente al caos que la rodea, toda inocencia y ganas de vivir. Y allí, en la otra acera, se la queda mirando un soldado. Entonces comienza nuestra historia y sobre todo comienza la suya, la de Tatiana y Alexander.

Me encanta la historia de Alexander; él es dueño de un pasado muy doloroso que no lo ha convertido en un Christian Grey, no se espanten; odio cuando me presentan personajes masculinos de esa tónica. Alexander ha perdido mucho, ha visto el horror a la cara y ha seguido adelante. Creo que esto es algo recurrente en la historia, la supervivencia, las ansias de vivir pese a todo, de superar el horror y de aferrarse a aquello que, si bien deja profundas cicatrices, también nos forma como seres humanos. La historia de amor de Tatiana y Alexander se desarrolla en diversos frentes, enfrentados a mil y un dificultades. El suyo es uno de esos amores apasionados, que parecen imposibles y que precisamente por ello se presentan tan reales, tan necesarios, inevitables. 



Según la autora nos va narrando este romance, sus obstáculos, los errores que ambos cometen y tantos acontecimientos que se suceden en su relación, nos lleva también de la mano  por una época espantosa vista desde el punto de vista, valga la redundancia, de los ciudadanos soviéticos que deben convivir con el hambre y la incertidumbre de esa guerra que parece no acabar nunca. La documentación de Simons es exquisita, sencillamente deliciosa; de alguna forma consigue transportarte a esa época, y así como puedes enamorarte y compartir esa preciosa historia de amor de Tatiana y Alexander, te conviertes también en un espectador en primera fila de los horrores de la guerra y cómo esta solo deja perdedores. Ello, sin embargo, sin atiborrarte de información; es precisamente su dominio del tema el que le permite narrarlo con naturalidad y envolver al lector de forma que se sienta parte de todo lo que ocurre.

El  jinete de bronce es una lectura extraordinaria independientemente de si al lector le gusta o no la novela romántica; creo que esta historia va más allá, es una mirada al pasado, a la naturaleza humana y cómo las situaciones más extremas sacan lo peor y lo mejor de las personas. En cierta medida me ha recordado a Forastera, por ser una historia en la cual el romance de los protagonistas lleva gran peso de la trama, pero al mismo tiempo esta se encuentra ambientada en un periodo de la historia muy interesante y la autora no se esconde nada para hacer llegar al lector un retrato fiel de los acontecimientos. Sin duda es una lectura más que recomendada de mi parte y espero ponerme con Tatiana y Alexander, la segunda parte, tan pronto como sea posible. 



16 comentarios:

Margari dijo...

Lleva años en mi lista de pendientes este libro pero siempre se le van colando otros delante. A ver cuándo le llega su turno, que, por lo que cuentas, me va a gustar.
Besotes!!!

J.P. Alexander dijo...

Uy es uno de mis pendientes haber si me animo a leerlo. Te mando un beso

Tatty dijo...

Este es un libro que lleva muchísimo tiempo en mi lista de pendientes, a ver cuando me decidido a leerlo
Besos

Mientras Leo dijo...

No lo he leído, reconozco que tiene algo queprovoca que me de pereza.
Besos

Lesincele dijo...

Lo tengo pendiente hace mucho, a ver cuando me animo!
Un beso!

Lady Aliena dijo...

El tema de la guerra me echa para atrás, pero el argumento em resulta atractivo. Seguramente le dé una oportunidad. Un beso.

Pepa dijo...

Hola!!!
Para mí los dos primeros son una joyita.... dura pero tan tan real.
Sobre el tercero yo creo que no es necesario y sino hubiera sido por mi dichosa curiosidad no lo hubiera leído... pero lo hice jajaja

Ya veremos a ver qué te parece a tí

Un besote

raquel campos dijo...

Hola Claudia, tengo este libro anotado desde hace mucho, pero por una cosa u otra lo voy dejando. Después de leer tu reseña, espero poder cogerlo pronto porque estoy segura de que me gustara!!
Besos!!

Leyna dijo...

Gracias mil por la reseña, qué bien que lo hayas disfrutado :D

Un abrazote ^^

ROOS DISEÑOS dijo...

Hola!!! He descubierto que algunas historias de guerra también me resultan apasionantes, no por la guerra en si sino por las bonitas historias de vida y romance que descubro. Gracias amiga y que estés bien!!! Besotes!!!

Galena dijo...

¡Hola!
Pues conocía el libro de verlo por la blogosfera, pero no sabía que formaba parte de una trilogía. La verdad es que me impone un poquito porque no he leído nada con esa ambientación. Me alegra que te haya gustado y ojalá puedas leer la tercer parte también.
¡Un beso!

Babel dijo...

Hay grandes historias de amor que no son romances per se, creo que son las mejores pues aúnan tragedia y humanidad. Me parece una reseña maravillosa :o)
Espero que consigas los dos libros restantes.
Un besote dramático.

Violeta dijo...

Hola preciosa!
Después de leer tu reseña creo que me voy animar a darle una oportunidad a l historia de Tatiana y Alexander creo que son de las que me puede gustar.

Besotes!

nosolo leo dijo...

hola la verdad que has sido valiente empezando por el tercero, yo no sé si lo habría hecho, pero tendré en cuenta tu recomendación chao

FlordeCereza dijo...

Hola guapa, no he leído nada de la autora pero a esta novela le tengo muchas ganas. Un beso y nos leemos.

Babel dijo...

Hola, guapa :o) Espero que hayas tenido un gran fin de semana. Supongo que estarás inmersa en alguna nueva lectura interesante. Yo acabo de comenzar The Cruelty, un thriller juvenil de espionaje.
Gracias por tus comentarios, siempre bienvenidos.
Un besote que te dure toda la próxima semana.